La normalidad que extrañamos: duelo por COVID-19

Psicólogo, Terapia Online, Terapia Psicológica Online, Depresión, Ansiedad Psicología, Terapia Ansiedad, Psicólogos en México, Psicólogos CDMX, Psicólogos Perú, Psicólogos Colombia, Mejor psicólogo en México, Tratamiento Depresión, Terapia Depresión, Depresión psicología, Problemas de depresión, Síntomas depresión, Tratamiento para la depresión, Salud Mental, Psicología, Blog psicología, duelo por covid 19, proceso duelo covid, covid-19 psicologia

La normalidad que extrañamos

Psicólogo, Terapia Online, Terapia Psicológica Online, Depresión, Ansiedad Psicología, Terapia Ansiedad, Psicólogos en México, Psicólogos CDMX, Psicólogos Perú, Psicólogos Colombia, Mejor psicólogo en México, Tratamiento Depresión, Terapia Depresión, Depresión psicología, Problemas de depresión, Síntomas depresión, Tratamiento para la depresión, Salud Mental, Psicología, Blog psicología

¡Hola! Hoy quiero conversar contigo de lo que sé a muchos nos tiene pensando, nos mantiene en preocupación y sé que hemos experimentado.

Hace más de un año aproximadamente toda nuestra forma de interactuar con los demás se vio bastante limitada y modificada, es extraño ahora ver situaciones en donde no utilizan el cubre bocas (películas, series o eventos de nuestro pasado).

Para los que seguimos los protocolos de sana distancia o la tan denominada “nueva normalidad” es y ha sido muy complicado todo lo relacionado con la pandemia.

Hace mucho tiempo atrás no hubiéramos ni siquiera imaginado que esto podría suceder o que estaríamos tanto tiempo sin convivir con nuestros amigos, sin asistir al colegio, sin hacer reuniones o festejar nuestro cumpleaños “en grande”.

Ahora es un poco difícil salir de casi sin el tan amado y odiado cubrebocas.

 

¡Quién lo hubiera imaginado!

 

La crisis sanitaria que ocasionó la llegada del COVID-19 ha impactado duramente, no sólo en nuestra manera de vivir, sino también nuestra manera de afrontar, la mayoría estuvimos inmersos en una negación total (sí, hemos experimentado un duelo).

En esto punto quiero aclararte que el duelo es proceso que surge como respuesta ante una pérdida (estos pueden ser pérdida por muerte o pérdidas simbólicas), lo aclaro porque a muchos nos tocó experimentar pérdidas como trabajo, escuela, proyectos o incluso familiares y amigos por COVID-19, y aunque ha pasado un año aun seguimos esperanzados de volver a lo que antes teníamos.

Y más allá de si es o no posible, todos estamos en esta nostalgia constante, la normalidad que todos extrañamos y añoramos, muchos hemos reaccionado de forma diferente ante esta crisis sanitaria, a muchos se les presento la ansiedad, otros el aislamiento hizo que se agudizara su depresión o incluso que la comenzaran a identificar.

Y aunque el duelo forma parte de nuestras vidas y pasa por diferentes fases la forma en que reaccionamos y la forma en que sentimos no son estáticas, si no que fueron y seguirán cambiando a medida que pasa el tiempo o que seguimos.

Todo al principio fue tan rápido que no nos dio tiempo de analizarlo, de entenderlo o de asimilarlo, nos despedimos de nuestros amigos del colegio, de nuestros compañeros del trabajo o incluso de otras personas sin saber si volveríamos a estar cerca de ellos o si en algún punto nos volveríamos a reunir como antes o como solía hacerse antes de la pandemia.

Al igual que los otros procesos de duelo, existen en este fases que habremos experimentado o que tendremos que experimentar, por ejemplo la negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

En este punto debes estarte preguntando algo similar a la siguiente pregunta

 

¿Qué podemos hacer?

 

Bueno podemos comenzar por

  1. Escribir como nos sentimos.
  2. Escuchar música.
  3. Realizar meditación.
  4. Mantenernos en constante comunicación con nuestros seres queridos.
  5. Realizar dinámicas con las personas que están a nuestro alrededor.
  6. Enfocarme en mi desarrollo personal.
  7. Comenzar o retomar mis hábitos de lectura.
  8. Llevar un diario.

 

Sobre todo identificar y validar nuestras emociones, reconociendo que sí, extrañamos la antigua normalidad.

 

Reactions